viernes, 9 de diciembre de 2011

CRECIMIENTO Y DESARROLLO DE LOS SERES VIVOS

Crecimiento y desarrollo de los seres vivos
Acercamiento a la noción de ciclo de vida de las plantas mediante una secuencia de actividades exploratorias
Ilustración: Gustavo Damiani
¿Por qué elegimos este tema?
Hemos elegido este tema porque constituye una introducción para guiar a los niños hacia el estudio sistemático de los cambios que se producen en los organismos vivos a través del tiempo, y porque les permitirá construir una primera noción de ciclo de vida. Como usted sabe, la noción de ciclo es compleja y requiere de múltiples oportunidades de exploración y reflexión para su construcción. Por otra parte, mediante el estudio de este tema, los alumnos se acercarán a una de las características fundamentales de los seres vivos: la reproducción, es decir, uno de los rasgos distintivos de la vida. Además de la construcción de ciertas nociones biológicas, este tema brinda la oportunidad de desarrollar la observación sistemática, la comparación y el registro de datos. Otro rasgo importante de la experiencia que usted puede trabajar con los chicos es el potencial que posee para desarrollar actitudes de respeto y cuidado de todo lo vivo.
A través de las actividades que se presentan a continuación, los alumnos podrán construir, entre otros aprendizajes, ideas como las siguientes:
·         los seres vivos nacen, crecen, se reproducen;
·         las plantas presentan diferentes ritmos de crecimiento;
·         en el interior de las semillas se encuentra "el embrión" (la plantita) de la futura planta;
·         las semillas se encuentran en el interior de distintos frutos, los que se forman a partir de las flores de la planta "madre".
Secuencia didáctica
·         Para estudiar el ciclo de vida de las plantas le sugerimos indagar sobre las ideas que sus alumnos tienen respecto del tema, mediante preguntas del tipo: ¿cómo nacen las plantas?, ¿qué hay dentro de las semillas? A continuación, será conveniente que les pida a los chicos que representen sus ideas acerca de cómo son las semillas por dentro mediante esquemas o dibujos. Es muy probable que construyan una variedad de representaciones, pero que en ninguna aparezca la idea de la existencia de una pequeña planta en el interior de las semillas.
·         Luego será pertinente desarrollar la observación sistemática de semillas en sus aspectos internos y externos. Para ello, le recomendamos usar semillas diferentes y realizar comparaciones teniendo en cuenta tamaño, color, grado de rugosidad, etc. Para la observación del interior, lo más apropiado será utilizar semillas grandes de plantas dicotiledóneas, como las habas, que pueden abrirse con facilidad sin destruir el embrión. La observación del interior de las semillas puede hacerse en primera instancia a ojo desnudo, para luego aumentar la precisión con la utilización de lupas. Siempre será conveniente que los niños esquematicen sus observaciones y que las comparen. La reflexión sobre este procedimiento le permitirá a usted construir junto con sus alumnos la idea de la necesidad de una mayor precisión y sistematicidad en las observaciones.
·         Después de la experiencia y del intercambio de ideas, puede proponer a sus alumnos que planten las semillas en recipientes separados (con tierra) y que controlen su crecimiento. Con este objetivo, sugiérales sembrar distintas semillas (que puedan conseguir con facilidad), como alpiste, rabanito, lenteja, poroto, garbanzo, maíz y otras que puedan extraer de algún fruto. Pídales a los niños que peguen algún ejemplar de las semillas que han plantado en el exterior de las macetas, para que luego establezcan la relación entre el tipo de semilla y la planta que se origina. Es importante que los niños observen periódicamente los recipientes, que brinden a las plantitas los cuidados necesarios y que registren sus observaciones en un cuadro. También pueden graficar el crecimiento de las distintas plantas mediante un gráfico de barras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada